×
Buscar en :
Ferdinand Berthoud - Un cronómetro FB1 único

Ferdinand Berthoud Un cronómetro FB1 único

Ferdinand Berthoud presenta una versión única de su cronómetro FB1 en el SIAR de México.

El salón de alta relojería que se celebra anualmente en el Hotel St. Regis en la Ciudad de México es la plataforma perfecta para lanzar piezas únicas. Los clientes bien informados y exigentes que visitan este salón siempre están buscando algo diferente y Ferdinand Berthoud tiene algo especial para ellos este año: una versión única de su galardonado cronómetro FB1.

 

 

Chronomètre FB1, Edition Malaspina, dos

Chronomètre FB1, Edition Malaspina © Chronométrie Ferdinand Berthoud

El cronómetro Ferdinand Berthoud FB1 recibió la Aguja de Oro 2016, el premio más codiciado del Gran Premio de Relojería de Ginebra. Desde entonces, este reloj ha continuado consolidándose con una colección que ahora incluye cinco referencias que ofrecen una fascinante arquitectura del movimiento con puentes de cristal de zafiro. Logra combinar a la perfección lo tradicional y lo moderno con el uso de metales preciosos e inserciones de cerámica en las cajas. Esta nueva pieza única se presenta  con una caja de oro rosa de 18 k. Para rematar la fuerza de este diseño clásico, se ha añadido sutiles toques de azul a la esfera de latón plateado con satinado vertical. Se encuentran en la sub-esfera azul galvánico azul situado a las 12 horas donde se indícan las horas y los minutos, así como que en el disco periférico alrededor del de los bordes de la esfera con una escala de segundos (de forma inusual para un tourbillon, el FB1 tiene una segunda agujas central para los segundos, en el espíritu de la tradición de los cronómetros marinos, y la propia jaula de tourbillon no muestra los segundos). 

 

Chronomètre FB1, Edition Malaspina, dos

Traité Des Horloges Marines, planche XX, Horloge marine © Chronométrie Ferdinand Berthoud

 

A medida que las personas en Ferdinand Berthoud continúan explorando el inmenso legado que deja este prolífico relojero, descubren datos aún más interesantes sobre él. Por lo tanto, este modelo en particular puede relacionarse fácilmente con las hazañas del capitán Alessandro Malaspina, un italiano que se unió a la marina española en 1774 a la edad de 20 años. Durante su segundo viaje alrededor del mundo, por el cual embarca en 1789 a bordo de la fragata Descubierta, llevó consigo dos cronómetros marinos, Ferdinand Berthoud (números 10 y 13 que formaban parte de un lote de 11 guardatiempos) encargados por el gobierno español entre 1774 y 1803). El hecho de que el movimiento del cronómetro FB1 esté tan alineado sobre los dibujos técnicos proporcionados por Ferdinand Berthoud para estos dos cronómetros marinos (y sea tan diferentes de todo lo que existe ahora) es una magnífica prueba del deseo de Karl-Friedrich Scheufele, presidente de Chronometrie Ferdinand Berthoud, para reinterpretar el legado de Ferdinand Berthoud de forma moderna.

Un cronómetro FB1 único

Traité Des Horloges Marines, planche XX, Horloge marine

El movimiento FB-T.FC-2 en el corazón de este cronómetro está construido alrededor de una red de pilares, al igual que los cronómetros marinos de Ferdinand Berthoud. Este movimiento de cuerda manual no tiene menos de 15 puentes de níquel plateado. Tres "media puentes" adicionales completan el movimiento, todos sujetados por pilares de titanio pulido. Los puentes de cristal de zafiro son particularmente notables por sus contornos pulidos y biselados muy difíciles de crear. El tourbillon se beneficia de la misma atención al detalle. Su puente de acero azulado presenta una superficie superior con un de tipo pulido espejo, unos lados estirados y unos ángulos pulidos. Todos los niveles de la jaula de tourbillon de titanio están biselados y pulidos. El movimiento también está equipado con un mecanismo de caracol-cadena para garantizar una fuerza constante. La cadena tiene una longitud de 285 mm y consta de 790 elementos de acero, cada uno de los cuales está acabado a mano. Los bordes y pitones son satinados y las superficies planas pulidas. Cuatro "ojos de buey" en el lado de la caja de oro rosa admirar permiten admirar la impresionante atención a los detalles que se ha aportado a este movimiento.

Un cronómetro FB1 único

Zoom sur le mouvement © Chronométrie Ferdinand Berthoud

 

¿El precio de esta perfección? En este caso, 225.000 Francos Suizos lo que puede parecer modesto si se compara a otros modelos de la colección y teniendo en cuenta las cualidades únicas de este guardatienpo.

También le intereserá